HOJA DE CONSEJOS

Ventajas de las evaluaciones de intervención temprana a distancia

Muchas cosas han cambiado en 2020, pero si sospecha que su hijo tiene algún retraso, aún puede elegir una evaluación de intervención temprana, destinada a niños que tienen hasta 2 años y 11 meses de edad. En marzo de 2020, se establecieron evaluaciones y servicios terapéuticos de salud a distancia para proteger a las familias, proveedores de servicios, evaluadores, terapeutas y maestros de la transmisión de la COVID-19.  Cuando los servicios se ofrecen de manera remota, el proveedor no se encuentra en el mismo lugar que la familia, y hablan a través de medios de comunicación tecnológicos, p. ej., computadoras, tabletas o teléfonos celulares. Estas restricciones se flexibilizaron en julio de 2020, pero para garantizar la disminución de casos de COVID-19, aún se prefiere dar servicios de terapia a distancia. Se han descubierto muchos beneficios en las evaluaciones de salud a distancia.

Evaluaciones de salud a distancia (telehealth en inglés) 

  • No existen barreras para encontrar proveedores que hagan evaluaciones de salud a distancia en las comunidades donde viven las familias.
  • El evaluador puede observar al niño en su medio ambiente natural. Cuando las evaluaciones se llevan a cabo en oficinas o en el hogar, los niños pueden “bloquearse” o tener un comportamiento distinto del habitual.
  • La salud a distancia puede ser tan eficiente como la terapia y las evaluaciones presenciales porque ocurre en tiempo real. 
  • Si el niño tiene dificultades para quedarse sentado, no hay ningún problema. Los padres pueden seguir sus movimientos con la cámara del teléfono.
  • La salud a distancia les permite a los padres tener más flexibilidad que nunca al programar una cita, e incluso podrán hacerlo los domingos y por la noche.
  • La terapia a distancia ayuda a disminuir la transmisión de COVID-19, sin la necesidad de seguir protocolos estrictos.
  • Las evaluaciones de salud a distancia se pueden programar fácilmente, durante el estado de emergencia por COVID-19. Además del formulario de consentimiento, los padres solo deberán firmar un consentimiento para tener evaluaciones a distancia.
  • No es necesario tener experiencia en videollamadas. Los padres y el evaluador participarán en una consulta virtual antes de la evaluación para establecer el mejor lugar en el hogar donde hacer la evaluación. Los padres pueden practicar cómo se configura la cámara del teléfono, computadora portátil o tableta para asegurarse de que el evaluador pueda ver el área seleccionada.
  • Si los padres eligen no tener la salud a distancia usando aplicaciones de videoconferencia, como Zoom, la evaluación se podrá realizar con la aplicación que prefieran, p. ej., Facetime, Facebook, Messenger, WhatsApp o Duo. Estas aplicaciones no cumplen con la Ley de Transferencia y Responsabilidad de Seguro Médico (HIPAA, en sus siglas en inglés), pueden usarse para la evaluación si los padres así lo eligieron.
  • La conexión de wifi debe tener un ancho de banda apropiado (al menos 1.5 Mbps) para realizar la videollamada sin dificultades (p. ej., que se “congele” la imagen). Para controlar el ancho de banda, los padres pueden consultar en www.Bandwidthplace.com o en otras opciones en línea. Si alguna familia no tiene Internet o wifi, se podrá analizar las opciones disponibles con el coordinador del servicio asignado por la agencia. Es posible que cuenten con asistencia durante la época de COVID-19 para obtener un servicio de wifi gratis o por un costo reducido.
  • No se necesitan juguetes especiales. Si los padres no disponen de 6 o 7 juguetes en el hogar, el evaluador los ayudará a identificar qué objetos se pueden usar, como platos plásticos, tazas, cucharas o un peine para el cabello. No será posible llevar juguetes al hogar en este momento, incluso si la evaluación es presencial o en persona.
  • Después de las evaluaciones, el proceso se completa como siempre. Se comparten impresiones sobre lo que ha sucedido, y se envía el informe de la evaluación a los padres con detalles sobre el tipo de servicio que se necesita o no.

Evaluaciones presenciales o en persona

Si los padres prefieren una evaluación presencial o en persona, deberán aceptar y cumplir con las condiciones, o esperar hasta que se reduzcan las restricciones relacionadas con COVID-19.

Los padres que solo quieran tener evaluaciones y servicios presenciales o en persona deberán firmar el documento denominado “Consentimiento Del Programa De Intervención Temprana (EI, en sus siglas en inglés) De La Ciudad De Nueva York Para Iniciar O Retomar Los Servicios Presenciales Durante La Época De COVID-19," junto con otros consentimientos requeridos por dicho programa. El consentimiento indica que los padres aceptaron las siguientes condiciones:

  • Usar mascarillas en todo momento
  • Mantener a otros en el hogar a 6 pies de distancia si no participan
  • Asegurarse de que todos los participantes se laven las manos inmediatamente antes y después de la sesión
  • Volver a programar la cita 14 días después si alguien está enfermo en el hogar

Nota: El terapeuta no llevará juguetes ni materiales para usar durante la sesión al hogar, solo papel y un utensilio de escritura.